Métodos para ahorrar

5 métodos fáciles para ahorrar dinero

Siempre hay algo que queremos, toda persona tiene un deseo, un sueño, un logro que le ayudará a progresar, o simplemente un capricho que quiere darse.

Para conseguirlo el dinero es muy importante y juntarlo puede ser mucho más fácil de lo que pensamos, solamente hay que mostrar disciplina y trazar metas en el tiempo que puedan lograrse, todo nos acerca más a nuestro anhelo.

El ahorro es una práctica que, muy probablemente, se remonta al inicio mismo de la sociedad -guardar para cuando se necesite-, y aun así sigue siendo complicada de lograr, esta vez te acercamos algunos métodos que te ayudarán en ese esfuerzo.

1. Regla de las 24 horas

Este, más allá de un método debe ser una práctica constante y es muy sencilla. Se trata de contener los impulsos. Las compras arrebatadas de momento suelen ser una fuga de dinero importante, por eso es aconsejable el detenerse y pensar con calma durante 24 horas en las que te harás las siguientes preguntas:

¿Realmente lo necesito? y ¿Vale la pena más que mi meta?

Si alguno de estos dos cuestionamientos es negativo pues es claro que es un artículo innecesario. Por supuesto que esta regla debe ser abolida si te encuentras en una emergencia.

2. Convertir los malos hábitos en ahorro

Ahorrar puede ser divertido y educativo, especialmente si se lo hace en familia.

Para este ejemplo hay que plantearse una meta familiar, por ejemplo, vacaciones, y poner ciertas reglas que tienen que ver con malos hábitos y un montó de dinero que deberá pagar, como una especie de multa, el miembro de la familia rompa alguna de ellas.

Debe ser una cantidad pequeña, de entre 1 a 5 dólares, y dependerá de la falta, que puede ser decir groserías; ser impuntual, o no cumplir con un deber marcado del hogar.

El dinero de aquella penitencia se ira guardando en un lugar especial y obviamente se destinará a la meta que se ha planteado al inicio.

3. Optimizar gastos fijos

Esta práctica depende de un análisis exhaustivo de los gastos personales y familiares que se tienen y tiene un efecto a mediano plazo, ya que se podrá sentir el ahorro en un año como mínimo.

Para entender mejor este punto debemos ejemplificar.

  • Existen hogares en el que cada miembro tiene un teléfono celular y aún así mantiene una línea fija de telefonía que se podría omitir.
  • Una persona tiene internet fijo dentro de su casa y en el lugar donde trabaja, a la que se puede conectar, usando la señal wifi, su teléfono y continuar navegando sin inconveniente, pero aún así tiene un plan de telefonía móvil alto el que, generalmente, no lo usa por completo.
  • Reducir los tiempos de consumo de agua en la ducha o de los equipos electrónicos puede ser un gran comienzo para optimizar recursos.

4. Técnica del Ahorro Programado

Una técnica eficaz para guardar dinero sin caer en la tentación de gastarlo ya que no lo tienes cerca. Necesitarás acudir a una institución bancaria que ofrecen varias alternativas de ahorro programado que lo puedes destinar a cierto objetivo específico.

Lo único que debes hacer es fijar un monto mensual de acuerdo con tu capacidad económica y determinar un tiempo específico antes del cual no podrás acceder a este dinero, el tiempo mínimo recomendable sería de 12 meses.

No debes preocuparte por separar el dinero cada mes ya que se realizará la transferencia de tu cuenta normal a la de ahorro programado que te generará un interés que se acumula a lo ahorrado.

Si al cumplir el plazo que te impusiste consideras que no es necesario el retirarlo puedes continuar ahorrando incluso aumentando la cantidad de dinero de ahorro del mes. Puede ser que por alguna necesidad extrema debes meter mano al fondo puedes hacerlo con una penalidad que determinará la institución financiera.

5. Método Kakebo

Es un recurso japonés, inventado en 1904 por la periodista Hani Motoko y fue usado por las mujeres del hogar quienes eran las administradoras del dinero en casa.

Kakebo o Kakeibo significa “libro de cuentas”, y en su nombre ya se denota claramente como funciona y de que tratan sus reglas:

  • Identifica todos tus ingresos, fijos y variables.
  • Haz una lista de tus gastos fijos mensuales.
  • Separa el monto a ahorrar antes de pagar tus cuentas.
  • Elabora un presupuesto semanal con el dinero que te queda disponible, incluye los gastos eventuales de la semana
  • Registra todos tus gastos semanales así controlarás el plan y si es que se está gastando menos de lo que está ingresando.

Sea cual sea el método que elijas para ahorrar, toma en cuenta que solamente la organización y la disciplina harán que logres lo que te has propuesto; solamente tú tienes las llaves de tu éxito.

Comparte esta noticia

Whatsapp
Facebook Messenger