Pareja revisando estado financiero

Estrategias para salir de deudas:
Consejos prácticos

Obtener préstamos, o financiar un bien es una opción válida para construir una vida cómoda que llene nuestros gustos personales, pero hay que tener cuidado y jamás sobrepasar nuestro alcance financiero, jamás la suma de las deudas debe superar los ingresos mensuales, eso es una ley que debe cumplirse a rajatabla.

Sin embargo, puede pasar, y si ya nos encontramos en ese caso debemos tomar medidas urgentes. A continuación, te dejamos algunos consejos para salir de deudas y sobrevivir en el intento:

  • Prioriza, haz una lista de todo lo que debes y determina cuáles son las más urgentes, cuáles pueden refinanciarse, y no te olvides de los gastos mensuales que son inevitables cono servicios públicos.
  • Deshazte de bienes que son innecesarios, busca dentro de tu casa cosas que pudiste en algún momento utilizar pero que ahora no tiene sentido tenerlas, es una muy buena fuente de dinero extra que puede ser utilizado exclusivamente para el pago de deudas.
  • Trata de no acumular más compromisos, si no has rebajado considerablemente el nivel de endeudamiento olvídate de nuevos préstamos.
  • Esconde, por un tiempo, tus tarjetas de crédito, evita las tentaciones de pagar con plástico, sabes bien que es un dinero que algún momento deberás cubrir.
  • Planea, si has conseguido librar algunas deudas ya, las más urgentes, plantéate objetivos, metas cortas que te permitirán salir de a poco de los endeudamientos adquiridos.
  • Mantén un fondo de emergencia, mientras sigues librando tus deudas destina ese dinero que te estaba sirviendo para pagar a un fondo de ahorro que te permitirá tener un soporte para el futuro.
  • Unifica la deuda, si tienes varios pagos por hacer que te generan intereses individuales, puede ser una gran estrategia el buscar una entidad financiera en la que puedas conseguir un préstamo que te permita finiquitar lo que debes y pagar menos aranceles.

Estos son algunos consejos que puedes aplicar para tener mayor tranquilidad financiera. Recuerda que siempre es mejor tener una planificación para no tener sobresaltos y vivir con tranquilidad.

Comparte esta noticia

Whatsapp
Facebook Messenger