La inteligencia financiera es una habilidad que requiere planificación y constancia

Finanzas familiares:
¿Pagar deudas, invertir o ahorrar?

Una estrategia sencilla para responder esta pregunta.

La inteligencia financiera es una habilidad que requiere planificación y constancia para cumplir con el objetivo de optimizar nuestro dinero.

Existen momentos en los que, con nuestra situación económica controlada, es decir tenemos los recursos para cumplir con nuestras obligaciones ya sea en gastos o deudas, nos debemos plantear algunas decisiones para una mejorar nuestra situación.

Adentrándonos ya en el tema de este artículo vamos a hablar de un punto importante, dentro de los instrumentos de inversión que en el país se pueden realizar y en los que garantizan la rentabilidad, el monto de rédito es de máximo un 7 a 8% anual, en inversiones internacionales (bolsa de valores) este porcentaje llega a un máximo de 11% anual.

Es decir que un estándar de expectativa realista de ganancia por una inversión en instrumentos financieros sería de 9% al año, si se encuentra alguna inversión que de más de ese porcentaje hay que desconfiar e investigar esa clase de inversión.

Siendo este el caso, y considerando las tasas de interés de los créditos, que en promedio de los más usados están entre 9 y 10%, se puede decir que no resulta una decisión inteligente invertir y con el resultado de esa inversión pagar la deuda del banco.

Podemos decir que, como regla general, NO INVERTIR MIENTRAS HAYA DEUDA.

La prioridad es pagar deudas, pero si se puede, luego de planificar los gastos y el cumplir con obligaciones y existe un excedente podemos seguir el buen hábito del ahorro y con la siguiente estrategia paso a paso será mucho más fácil.

  • Paso 1.- Ahorrar un fondo de emergencia básico que sea de un salario mínimo: Lo ideal sería que se pueda lograr este fondo de emergencia en al menos 4 meses, este fondo servirá como, su nombre lo indica, cubrir gastos que se generen de un momento a otro y sean primordiales.
  • Paso 2.- Pago de deudas agresivo: Podemos sugerir el sistema “bola de nieve”, es decir ir pagando las mas pequeñas primero y seguir con la de mayor relevancia hasta conseguir saldar todo. Se puede realizar, destinando los excedentes a la deuda en rigor, así como sobresueldos e ingresos adicionales. El objetivo es salir cuanto antes de esas obligaciones.
  • Paso 3.- Ahorrar un fondo de emergencias completo: A diferencia del primer fondo de emergencia, la sugerencia es que se logre ahorrar el equivalente a todos los gastos y obligaciones del hogar mensuales de por lo menos nueve meses.
  • Paso 4.- Invertir: Una vez liberado de deudas es hora de pensar en inversiones, ahora tu excedente puedes dirigirlo a un instrumento financiero que te genere ganancias seguras.

Básicamente el ahorro es un constante dentro de cualquier estrategia que pruebes para condensar tu planificación económica, incluso en el momento que ya llevas a cabo inversiones es necesario mantener objetivos de ahorro, para estudio o vacaciones, que son metas que nos darán salud mental, que es la más importante.

Comparte esta noticia

Whatsapp
Facebook Messenger