Créditos de consumo

Créditos de consumo, una forma de prevenir una posible crisis financiera

Hay momentos en la vida que, sea por descuido, desprolijidad, por emergencias o por cualquier otra razón la planificación de nuestras finanzas no alcanza a cubrir nuestros gastos.

Esto puede ocasionar una bola de nieve que puede resultar fatal si no la detenemos a tiempo.

Una de las prácticas más usadas, y más efectivas, es adquirir al inicio de una posible crisis, un crédito de monto menor, que ayude a cubrir pequeñas deudas esparcidas en varios acreedores que divida los pagos en mensualidades alcanzables y que sea solo en una institución a donde se deba pagar en un periodo de tiempo y monto de cuotas razonables.

El crédito de consumo es una herramienta diseñada para obtener flujo de capital para cubrir necesidades sin que tener que justificar su destino, por lo que puedes diversificar su destino.

Como ya hemos mencionado, funciona muy bien a la hora de cubrir ciertas deudas que se están yendo de las manos, pero ¿qué debes tomar en cuenta antes de adquirirlo?

  • El monto solicitado no debe ser exagerado, es decir debes planificar muy bien el destino de ese dinero, que no te “sobre”, porque corres el peligro de usar ese sobrante en cuestiones que no necesitas y volver a meterte en problemas.
  • Fíjate que tus ingresos pueden cubrir las cuotas mensuales, es decir debes tener una fuente fija que por lo menos que cubran las mensualidades de tu compromiso.
  • Planifica bien el tiempo a pagar, puede ser que, si lo adquieres con un plazo muy largo, luego te veas limitado al adquirir otro préstamo para una necesidad más urgente.

Estos puntos son claves para adquirir un producto así, y prevenir lo que en realidad puede convertirse en un desastre financiero.

Te invitamos a utilizar nuestro simulador de crédito para que evalúes tu capacidad de pago de acuerdo a tus necesidades.

Comparte esta noticia

Whatsapp
Facebook Messenger