Capital semilla, una ayuda para arrancar un negocio

Capital semilla y cómo los créditos ayudan a arrancar un negocio

Un negocio propio, es el anhelo de muchas personas, y en estos tiempos, una alternativa para que exista un ingreso extra en los hogares.

Como todo proyecto debe tener una planificación la que hay que cumplir de manera minuciosa, y, en algún momento pasar del papel a la práctica, para este cometido, es necesario el capital semilla.

¿Qué es el capital semilla?

Es el financiamiento inicial para la primera fase práctica del negocio, incluso puede incluir ciertas partes de la proyección como la etapa de estudio de mercado.

Es una inversión que tiene tendencia a no ser recuperada, o ser rescatada en el largo plazo ya que consiste en el dinero necesario para el armado del emprendimiento. Se usa para mobiliario, adecuaciones, procesos, logística inicial etc.

Esta condición de inversión de riesgo hace que sea, generalmente, autofinanciada por el emprendedor o por los llamados FFF (friends, family & fools), que son amigos, familia y allegados quienes entienden la condición de la inversión.

Hay que considerar que este capital semilla debe perdurar hasta que el emprendimiento comience a dar sus primeros frutos y sea sostenible.

La importancia del capital semilla radica en su propósito de ser la base de un proyecto que sea capaz de representar una solidez para que se puedan lograr financiamientos futuros una vez que, posibles inversores, observen un futuro promisorio para sus intereses o una institución financiera pueda garantizar un crédito para ampliar el negocio.

La ventaja de esta etapa es que la inyección de capital no es significativa, pero debe ser muy bien aprovechada.

Créditos bancarios para arrancar con un negocio.

Como hemos visto, el capital semilla no es una inversión que se intente recuperar, por lo que el autofinanciamiento es lo más probable a realizar, pero entonces, ¿cómo los bancos pueden intervenir?

Una respuesta puede ser el crédito de consumo, ya que es versátil y está creado para satisfacer necesidades del usuario, el porcentaje de interés es bastante conveniente.

El capital semilla tiene que ser muy bien administrado, como mencionamos, la cantidad es mínima y debe pensarse que no es reembolsable, pero si es muy importante para construir la base de lo que puede llegar a ser un negocio muy exitoso.

Comparte esta noticia

Whatsapp
Facebook Messenger